Ganadores 2012 y sus testimonios

    Microempresario Institución Financiera Oficial de Cuentas Localidad
1   Antonia Aurora Cardozo Villalba Cooperativa Medalla Milagrosa  Johana Ayala  Ñemby
2   Marciano López Hermosilla Cooperativa Medalla Milagrosa  Pedro Cantero  San Antonio
3   Petronila Jara de León Cooperativa Medalla Milagrosa  Juan Marcelo Paredes  San Lorenzo.
4   Pelagio Báez Ibáñez Interfisa Mario Verdún Edelira
5   Susan Ann Eickenhorst de Casaccia Interfisa Luis Diaz Escobar Asunción
6   Amancio Zarza Torres Interfisa Anibal Venialgo San Estanislao
7   Javier Leonardo González Ozuna Interfisa Emili Rafael Ramírez  Piribebuy
8   Jorge Gaona Vidaurre Interfisa Sin datos  María Auxiliadora
9   Digno Ríos Arguello Interfisa Alberto Benitez  San Ignacio 
10   Florencia Martínez Fariña Financiera Río Romina Florentin  Lambaré
11   Iván Antonio Arce Ramírez Banco Familiar Guillermo Cubillos  Lambaré
12   Rosa Margarita Torales  Financiera El Comercio Elsidio Tapari Caaguazú
13   Fabio Falcón Meza  Fundación Paraguaya Norma Concepción Morel  Fernando de la Mora
14   Ever Marcial Chamorro Peña  Fundación Paraguaya Ramón R. Gimenez Villarrica
15   Lucio Neri Santacruz Martínez Fundación Paraguaya Sin datos  San Estanislao
16   Gerardo Leiva Cabrera  Fundación Paraguaya Fidel Zarate San Estanislao
17   Daniel Benitez   Fundación Paraguaya Sin datos  Carapeguá
18   Juan Andrés Palmerola Pedrozo Fundación Paraguaya Aldo David Coronel Vázquez Pilar
19   Sadys Marina Jara Arrúa  Fundación Paraguaya Cristian Ramírez  Pilar
20   Leonor Cabral  Fundación Paraguaya Mirian Torres Coronel Oviedo
21   Benicia Saldivar Ferreira Fundación Paraguaya Yony González Bernal  Caacupé
22   Victor Jimenez  Fundación Paraguaya Delio Saenger Caacupé
23   Eugenio Diaz Ramirez  Fundación Paraguaya Arsenio Montanía  Belén 
24   Iluminada Concepción Ortega Esquivel Fundación Paraguaya Blanca Noelia Paredes  Curuguaty
25   Zully Noemi Gonzalez de Vargas  Fundación Paraguaya Otilia Concepción Ortega Vera  San Ignacio 
26   Yolanda Elizabeth Ovelar de Ocampo Fundación Paraguaya Ruben Dario Arce Limpio
27   Alicio Aguilera Méndez Fundación Paraguaya Milva Amarilla  San Estanislao
28   Aranda Pereira Ruben Fulgencio Fundación Paraguaya Samuel Sandoval Sosa  Ybycuí
29   Irma Isabel Iriarte Vallejos Fundación Paraguaya Sin datos  Lambaré
30   David Juvencio Burgos Insaurralde  Fundación Paraguaya Hilarión Bernal  Tobati

 

Microemprendedor Localidad Oficial de cuenta Institución Financiera Comercio Producción Servicio
Eugenio Diaz Ramirez Belén Arsenio Montanía Fundación Paraguaya 1er. puesto    
Florencia Martínez Fariña Lambaré Romina Florentin Financiera Río 2do. puesto    
Antonia Cardozo Villalba Ñemby Johana Ayala Coop. Medalla Milagrosa   1er. puesto  
Susan Ann Eickenhorst Asunción Luis Díaz E Interfisa   2do. puesto  
Alicio Aguilera Méndez San Estanislao Milva Amarilla Fundación Paraguaya     1er. puesto
Javier González Ozuna Piribebuy Emilio Ramírez Interfisa     2do. puesto

 

Fabio Falcón Meza Fdo. de la Mora Concepción Morel Fundación Paraguaya      

 

Fabio Falcón es el flamante Microempresario del Año 2012. Es cliente de la Fundación Paraguaya y su Asesor de Créditos es Concepción Morel. Fabio obtuvo estat mención de entre más de sesenta postulaciones recibidas en la primera edición del Premio Citi al Microempresario del Año. Su empresa se llama Falpar y es una fábrica de bordados de logos empresariales. Hace poco también comenzó a incursionar en impresiones serigráficas dentro de la misma empresa.

Fabio comenta lo siguiente: “Desde que era un niño tuve siempre en mente un objetivo: tener mi propia empresa. No quise depender de otras personas. Siempre quise ser independiente y emprender un negocio, pensando en mi familia para mejorar su estilo de vida y dar algún día a mi esposa y mis hijos lo mejor”.

Fabio había tenido la oportunidad de estudiar en el Colegio Técnico Johannes Gutenberg de Lambaré. Inició sus estudios en el área de confecciones industriales donde fue capacitándose y asistiendo a pasantías, luedo de terminar sus estudios logró entrar a trabajar en una empresa que se dedicaba a los bordados. Fue adquiriendo conocimiento y más tarde le dieron el puesto de Encargado de Producción, así estuvo casi nueve años. Durante ese tiempo Fabio fue adquiriendo cada vez más experiencia y conocimientos. Con el correr del tiempo sintió la necesidad de formar su propia empresa. “Estoy muy agradecido con Dios por darme las fuerzas necesarias y la capacidad de saber emprender mis metas”, agregó.

El emprendedor comenzó su negocio en setiembre del 2008. Montó su micronegocio en un salón propiedad de su madre. Inicialmente tuvo una máquina de bordados de 4 cabezales, una computadora y un teléfono, que los adquirió gracias a un préstamo de la Fundación  Paraguaya. En aquel entonces el emprendimiento contaba con tres empleados: Fabio; el propietario; su esposa Lorena, que se encargaba del diseño y atención al cliente; y Julio; el colaborador. Su esposa también se encargaba de promocionar los productos a través de muestras, afiches, volantes, con los amigos y así fue haciéndose conocer el negocio en el mercado.  Hoy el negocio ya cuenta con  15 empleados.

Fabio comenta lo siguiente: “Mi negocio me ha hecho crecer profesionalmente, me permitió ser conocido en el mundo laboral y permanecer en el mercado, lo cual es muy difícil. El éxito de mi negocio hizo que tuviera cambios significativos en mi vida personal y familiar, porque he podido mejorar la calidad de vida de mis padres y hermanos,  por ejemplo, refaccionando y mejorando la vivienda familiar, seguro médico para mis padres y la adquisición de mi vehículo" La utilidades de su empresa y los préstamos de la Fundación Paraguaya también le dieron la posibilidad de invertir dentro de su local, mejorando y ampliando  la infraestructura del mismo, creando una oficina de gerencia y una sala de recepción con ambiente climatizado.

El microempresario agregó: “Quiero agradecer al Citi y a la Fundación Avina por dar oportunidad a los microempresarios a crecer. Este tipo de iniciativa nos ayuda a tener mayor visibilidad, a ser conocidos, nos ayuda a crecer y pisar más fuerte en el mercado, lo cual nos hace sentir realizados en nuestro negocio. Para mi fue muy importante porque me sentí importante,  sentí que alcance mi objetivo”.

El premio que Fabio obtuvo será destinado a la refacción de la fachada de su negocio. “Pondré un cartel con el logo de la empresa y compraré una máquina fusionadora que me permitirá agilizar mi producción y entregar con mayor rapidez mis productos" Fabio finalmente deja un mensaje a los emprendedores: “A los que están iniciando sus emprendimientos, no se dejen caer, todos podemos y no tengan miedo de realizar sus sueños".

 

Eugenio, es un joven emprendedor de la localidad de Belén (Concepción), al norte del país. Obtuvo el primer puesto en la categoría Comercio en la Primera Edición del Premio Citi al Microemprendedor 2012. Es cliente de la Fundación Paraguaya y su Oficial de Cuentas es Arsenio Montanía. Es propietario de una discoteca y bodega en su localidad y también posee una peluquería y carnicería. Actualmente emplea a 9 personas en su micronegocio.

“Desde niño he trabajado con mis padres en una pequeña despensa que ellos tenían y que actualmente sigue funcionando. Elegí el rubro comercio porque  desde pequeño me han gustado las ventas y por la experiencia que adquirí cuando trabajaba con mis padres. Con el correr del tiempo decidí estudiar la carrera de Formación Docente y al recibirme me asignaron un rubro y una localidad que quedaba bastante alejado de mi ciudad. Cuando eso yo ya estaba casado con Blanca Ramírez quien tenía su peluquería en la ciudad de Belén”.

Eugenio continúa comentando que años más tarde en compañía de su señora decidieron comprar un pequeño equipo de discoteca porque en la localidad donde él enseñaba no se contaba con este tipo de servicios.Durante los fines de semana Eugenio llevaba su equipo de sonido a las escuelas y a las iglesias y era él mismo quien manejaba el equipo y su señora se encargaba de montar una pequeña cantina a lado del equipo de discoteca. Mientras Blanca cobraba las entradas, Eugenio actuaba de disckjockey como cantinero al mismo tiempo.

Eugenio comenta con mucha alegría lo siguiente: “Mi emprendimiento me ha dado muy buenos resultados, más aún cuando pude obtener el traslado de mi rubro de docente a mi propia ciudad. Conseguí comprar un local propio para montar mi propia bodega e instalar una peluqueria para mi señora.Más adelante amplié mi bodega y habilité una pequeña carnicería con mi suegro. Hasta acondicionador de aire  ya tiene la peluquería ahora. Ni yo lo podía creer”.

Es la primera vez que Eugenio participa de un emprendimiento como el Premio Citi y del seminario de capacitación. “Para mí es un logro muy importante el sólo hecho de haber participado,  y ganar el Premio Citi en mi rubro sí que fue una emoción muy grande e incomparable”. El microempresario invertirá en su negocio el premio obtenido. Eugenio deja un mensaje para todos los emprendedores: “Que sigan en la lucha constante, trabajando, perseverando, y sobre todo que sean honestos en sus negocios”.

 Finalmente agregó:  "Considero muy importante este tipo de iniciativas “Nada más que agradecer a la organización por habernos brindado la oportunidad de que pequeñas empresas se hayan encontrado y haber compartido con distintas personas que realizan distintas actividades”.  

 

Florencia ganó el segundo puesto en la categoria Comercio. Es cliente de Financiera Río y su Oficial de Cuentas es Romina Florentín. Es propietaria de dos Autoservicios (Mini Supermercados) donde emplea a seis personas. El primero lo inauguró en la ciudad de Lambaré y como el negocio le fue bien, pudo habilitar otro local en el Barrio San Vicente de Asunción. “Siempre, desde muy chica, me había atraído la idea de un mini super. Frente a mi casa había una despensa y siempre veía mucha gente entrar y salir todo el tiempo. Esa despensa vendía tanto en los días de lluvia como en los días de calor. Por eso decía que el día que pueda iba a montar un supermercado para  vivir de ello”.

Florencia comenzó teniendo una despensa pequeña, la cual fue creciendo con los años. Gracias a que el negocio le fue muy bien, comenzó a montar el segundo local en el barrio San Vicente (Asunción).  “Actualmente, estoy queriendo montar otro en la ciudad de Villa Elisa ya que no hay muchos autoservicios en esa zona”. La idea está surgiendo.

El emprendimiento de Florencia le ha dado múltiples satisfacciones no solo profesionales sino también a nivel personal. Con relación a eso comenta: "Las satisfacciones son muchas. Yo vivo de esto. Gracias a mis negocios puedo pagar mis créditos y ayudar a mi familia. Además, me encanta a lo que me dedico, y lo mas bueno es que año tras año voy creciendo más, veo que el negocio va prosperando gracias a la atención personalizada que brindamos en los locales, a los buenos precios que manejamos, y a la calidad y variedad de mis productos”.

Con relación al Premio Citi al Microemprendedor Florencia mencionó lo siguiente: “Me encanta, es la primera vez que participo de un certamen de este tipo.Jamás me habían premiado por realizar mi trabajo. Ojalá que este premio continúe y se pueda premiar a más microempresarios como yo". Florencia utilizará el premio en efectivo que obtuvo para incrementar el stock de sus negocios. Finalmente, Florencia quiere dejar un mensaje a todos los emprendedores. “Que nunca se rindan, que no tengan miedo de empezar de a poco y chiquito, que así y con el esfuerzo constante de día a día, uno va creciendo y forjando su futuro y la de su familia”.

 

Susan de Casaccia participó de la primera edición del Premio Citi al Microempresario y obtuvo el segundo puesto en la Categoría Producción con su negocio de repostería. Es cliente de Interfisa Financiera y su oficial de cuentas es Luis Díaz. 

Susan comentó lo siguiente:“Siempre cociné para mi familia y amigos como hobby mientras cuidaba a mis hijas. Cuando me separé de mi marido, me encontré sin recursos para cuidarlas. Allí empecé a cocinar como una fuente de ingresos.  Encontré que acá en Paraguay los postres se hacían al estilo europeo y pensé entonces en hacer postres al estilo norteamericano porque tienen diferentes sabores y presentaciones.”

Susan cuenta:que  “Con una asistente cocinamos brownies y tres diferentes sabores de galletitas en mi casa. Llené mi canasta con paquetes y caminé casa a casa, negocio a negocio vendiendo de a un paquete”.Una de las grandes satisfacciones que Susan encuentra de su emprendimiento es cuando los clientes responden a su producto con un “Que rico!!”, o “Esta cheesecake o brownie es el mejor en Paraguay”.  Agrega: “Antes que empezar, no había brownies, galletitas con trocitos de chocolate, ni cheesecake. Ahora uno los encuentra en todos lados”.

El negocio de Susan ha prosperado.Inicialmente comenzó su micro emprendimiento con una cocinera, en el 2004 obtuvo su Registro único de OCntribuyente y hoy la micro empresaria da trabajo a siete personas.  Susan dice al respecto: “Ahora puedo pagar mis cuentas y las de mi familia, esta es la gran satisfacción para mí”.

“El premio Citi me demuestra que estoy haciendo bien mi trabajo.  Cuando una  organización muestra interés en la comunidad, como las micro empresas, ayuda en varios sentidos”. Con relación al acceso al crédito Susan comenta: “Los préstamos que se conceden ayudan con crecimiento y mantenimiento de un negocio. Los talleres de capacitación ayudan a mejorar el negocio”.

“El dinero que obtuve en el Premio Citi me ayudará a pagar el aguinaldo de mis empleados. Además estoy en el proceso de registrar mi negocio y productos con INAN y el premio obtenido ayudará a pagar parte de esto también”.

Quisiera dejar un mensaje a los microemprendedores que están comenzando: “Necesitan estudiar el mercado para su producto o servicio, encuentren algo que no existe todavía o una necesidad que falta en su localidad. Deben buscar algo para el cual tienen conocimiento, si no deben tomar clases para aprenderlo.  Necesitan saber que al principio no habrá ganancia, entonces que tengan fondos suficiente para uno o dos años, depende el rubro”.

Finalmente Susan mencionó: ”Agradezco mucho el interés de esta iniciativa en la comunidad y espero que continúe los proximos años”.

 

Javier, es un emprendedor de la ciudad de Piribebuy. Obtuvo el segundo puesto en la Categoría Servicios. Es cliente de Interfisa Financiera desde hace diez años aproximadamente y su Oficial de Cuentas es Emilio Ramírez. Es propietario de una casa de fotos, de la que se hizo cargo hace como quince años. Actualmente él, su esposa y su cuñado trabajan en el micronegocio.

“Decidí formar mi pequeña empresa con la ayuda de mis padres, pensando en satisfacer todas las necesidades de mis clientes, e innovar según las exigencias del mercado. Elegí este rubro porque me gusta esta profesión y porque además mis padres son fotógrafos y me contaron que empezaron desde abajo, con muchos sacrificios, por eso valoro todo el esfuerzo que hicieron para  abrir y mantener este negocio que lleva ya 49 años de existencia”.
 
El negocio familiar comenzó en el año 1963.  El padre de Javier estudió fotografía por correo en el Instituto de "Difusora Panamericana" de Estados Unidos. Empezaron con una pequeña cámara, y de a poco fueron adquiriendo mas cámaras y equipos fotográficos. Javier empezó a incursionar en el negocio a partir de los catorce años realizando filmaciones de eventos. Cuenta que para poder adquirir la filmadora habían sacado un préstamo. Luego con el tiempo pudo comprar un equipo de edición para la producción de videos. Javier comenta, "Con el tiempo nos fuimos diversificando, hace unos años iniciamos el servicio de serigrafía, impresiones sobre textil (camisetas), luego implementamos la venta de pasajes abriendo una agencia en la ciudad de Piribebuy y posterior a esto implementamos el servicio de entrega de dinero del exterior e interior. 
 
“Las mejores satisfacciones me ha dado mi negocio. Gracias al mismo pude mejorar mi nivel de vida, la casa, mi vehículo. Además de tener muchos amigos y clientes. Gracias al negocio mi familia también prosperó, mi señora pudo ingresar a la universidad y recibirse de Psicóloga Clínica”, agregó Javier. Con relación al Premio Citi al Microemprendedor, Javier menciona lo siguiente: “Es una gran idea el incentivar y premiar al microempresario, ya que muchos queremos progresar. Gracias a este premio tengo la posibilidad de invertir en mi negocio, el premio será utilizado para pintura y climatización del negocio asi como para incrementar el stock de portarretratos".
 
Javier deja un mensaje para sus pares: “El mensaje que tengo para los microempresarios que están comenzando es que se animen a invertir en nuestro país, que busquen alternativas de progreso y que puedan satisfacer las necesidades de los clientes, y siempre capacitarse, porque el que no se capacita se queda atrás, hay que estar actualizados en todo”.

 

 

ORGANIZAN

CON EL APOYO DE: